Cuna de la Charrería

La charrería es la práctica de la equitación a la usanza nacional y de las diversas formas de jaripeo. La Charrería es también una de las tradiciones mexicanas más representativas de nuestra cultura; en ella se exalta el valor, la intrepidez y la hombría del charro; el brío y la estampa del caballo, enmarcados en una fiesta de música y color.se considera en México el deporte nacional por excelencia. Como escuela Hípica, se origina en los Llanos de Apan en Hidalgo. Como deporte surge tras la reforma agraria de principios del siglo XX, cuando los antiguos terratenientes emigran a las Ciudades principalmente de México y Guadalajara. En ellas se organizan en asociaciones de charros que gradualmente se extendieron por todo el país dando lugar a la Charrería Organizada. Esta práctica está basada en las actividades tradicionales de la ganadería, como ha sucedido en otros casos las actividades ecuestres y ganadera.

Este deporte se ha trasmitido de generación en generación, los conocimientos y los arreos son sucedidos desde abuelos o bisabuelos creándose familias de mucha tradición, en Hidalgo se practica a un nivel muy competitivo en Apan, Tepatepec,Pachuca y Huichapan.

En Hidalgo el mayor representante que es considerado una Leyenda en este deporte , es Don Aquilino Aguilar Moreno un Charro de Tepatepec creador de la “Mangana del Centenario”

Era 1962 cuando montaba su caballo “El Hidalguense” para ejecutar magistralmente la “Aquilina”, con tanto éxito que optaron porque se llamara la mangana del “Centenario”, debido a que la Batalla de Puebla festejaba 100 años y ese año fue el Nacional en suelo poblano; además fue el mejor en la cala de caballo, dando una magnífica demostración del manejo de la soga al año siguiente, en Chicago, Illinois, cuando participó en una cabalgata, así como otra exhibición, en España en 1964.

Era 1979 cuando en la primera visita del Papa Juan Pablo II a México, Don Aquilino realizó vistosa exhibición de floreo de reata para tan distinguido visitante, en el Lienzo Charro El Pedregal del DF, dejando maravillado a todos los espectadores; representó dignamente a México en una Misión Cultural y Caravana Charra, por Centroamérica y el Caribe, misma que encabezó en ese 1975 la jalisciense Ma. Esther Zuno de Echeverría esposa del mandatario mexicano Luis Echeverría Álvarez. En La Habana, Cuba los recibió con todos los honores el Comandante Fidel Castro.

La charrería dio lugar al traje de charro que ha dado identidad y representatividad al País, ya que donde ven un sombrero de charro ahí esta México.